1917: Logra retratar la época de una forma sin igual

Es tan increíble todo lo que rodea esta película, partiendo desde el nivel técnico ocupando un recurso difícil de manera muy exitosa, incluyendo todo lo que es escenografía, transportandote de manera sublime a lo que fue la primera guerra mundial, o más bien un extracto que nos lleva a hacernos una pequeña idea, y por supuesto las actuaciones que son de otro nivel.

En general, la trama gira en torno a dos Cabos, Blake y Schofield quienes tienen como misión entregar un mensaje en otra base donde casualmente se encuentra el hermano del primero. A través de un arduo camino con bastantes obstáculos el mensaje tiene que llegar a destino. En términos generales no es una historia demasiado compleja, pero sí tiene elementos de emoción, suspenso y realidad, es sumamente increíble tal nivel de representación de una guerra, sobre todo las cosas más crudas de lo que sucedian en este ámbito. Al ser una trama en resumidas cuentas simple contando con un inicio, desarrollo y desenlace, es sumamente clara en lo que se quiere lograr, todo lo que sucede es acorde a la situación planteada. Al ser el reflejo de la realidad, está historia es muy verídica, y se encuentra bien argumentando, es completo, bien redondito en este sentido.

Tenemos dos personajes principales que son a los que vemos como se desarrollan y desenvuelven en esta aventura pero particularmente la trama está mucho más enfocada en el cabo Scofield (George Mackay) que el cabo Blake (Dean-Charles Chapman), donde podemos conocer diferentes aspectos de su ser, aunque las emociones para quienes están en el ejército son limitadas de una u otra forma él logra transmitir su sentir de igual manera y para lo que usan este personaje está bastante bien desarrollado, no es mucho pero si lo que se necesitaba para que funcionara dentro de la película y funciona completamente.

Yo creo que sin excusa alguna hay que mencionar después de ver esta película el gran trabajo técnico y del director Sam Mendes, quién para esta cinta ocupa los planos secuencia, que en palabras sencillas es solo una toma sin cortes, ni saltos o a menos no perceptibles y el manejo que se le da a la realización de este trabajo es increíble, realmente es alucinante las coreografías que arman para poder tener esto y bien desarrollado, particularmente en momentos de más tensión en que los personajes tienen que ir a un ritmo acelerado, saben llevarlo de manera fantástica, por ejemplo en las trincheras, es sublime, la sensación es única. También para este mismo efecto, el manejo actoral de poder mantener tanto tiempo en personaje y sin errores debe haber requerido un arduo trabajo, que es admirable, más aún para ser actores no tan reconocidos dentro de la industria, pero si o sí con esta cinta se les debe reconocer. El nivel artístico es muy importante porque logra retratar la época de una forma sin igual, es increíble como muestran lo crudo de esta realidad, así como los muertos podridos, el retratar la muerte, la destrucción, las trincheras y mucho más, le aporta mucho al filme en general.

Esta tan bien manejada en distintos niveles que es imposible no destacar esta película, no hay mucho que criticar en realidad, quizá solo un detalle de que en algunas partes el uso de los planos secuencia se vuelven un poco largos siendo «tediosos» por falta de movimiento pero realmente son ínfimos detalles que no afectan en nada la calidad por lo que tiene súper merecido el globo de oro y quizá que otros premios se le vengan, los merece todos. Por lo mismo creo que no se puede llevar menos que la nota máxima 10/10 y con reconocimiento extra porque está excelente.

Reseña escrita por: Fabián morales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.