«El Llamado Salvaje», una amistad que trasciende

Reparto: Harrison Ford, Dan Stevens, Omar Sy, Cara Gee, Karen Gillian, Bradley Whitford

Dirección: Chris Sanders

Clasificación: +7

Duración: 1h 40m

Sinopsis: Basada en la aclamada novela de Jack London, “El llamado de la naturaleza” cuenta la historia de Buck, un perro cuyos instintos primitivos vuelven tras una serie de sucesos que le ocurren cuando lo ponen a tirar de un trineo en el Yukón durante la fiebre del oro que tuvo lugar en el siglo XX en el Klondike, durante la cual los perros de tiro se compraban a precios elevados.

Desde hace ya bastantes años, las películas que exploran la relación/amistad entre humano-perro han logrado instalarse en el mundo del cine, y a pesar de que es notoria la monotonía bajo la que estas se rigen, aún así existe cierto romance entre los espectadores y este tipo de cintas, las cuales en su gran mayoría corren con un único objetivo: Lograr entretener y conmover al público con una infalible fórmula que realmente le quita la importancia al hecho de que estamos viendo algo que probablemente ya había sido contado millones de veces antes. 

“El Llamado Salvaje” parecía querer presentarse de una forma similar, con el objetivo final de meternos “otra historia de perros” que atraiga mucha gente a las salas de cine, aunque en esta ocasión, el film venía con el plus de tener animales hechos totalmente por computadora, un trabajo mucho más humano que realmente abre bastantes posibilidades evitando además el uso de animales reales, cosa que debería estar (a mi gusto) ya totalmente establecida en el cine y en general. Tal y como lo mencioné al principio, la historia de la película comienza de una forma que no presenta novedad alguna, es algo que ya vimos, que estamos viendo, y que probablemente sigamos viendo durante muchos años más, lo destacable aquí, es el cómo consigue tomar un argumento bastante simple y logra añadirle mucho peso, dando un giro y llevando a nuestros protagonistas por un camino de autodescubrimiento, y es aquí donde realmente reside el valor y la originalidad de la película, en el cómo está constantemente buscando maneras de romper los esquemas y ser original. Cabe mencionar igualmente, que el largometraje tiene básicamente dos actos muy marcados, en el primero quieren introducirnos a Buck y mostrarnos cómo comienza su travesía por encontrar su lugar en el mundo y es en la segunda parte cuando se introduce y desarrolla su relación con John, a quien casi ni vemos en la primera parte. En general los personajes funcionan bastante bien y traen cierta “frescura” al panorama, logrando cambiar así el curso que generalmente tienen este tipo de películas, aún así es necesario mencionar que el villano principal de la historia hace mucho ruido (y no en un buen sentido), ya que es presentado de una forma casi caricaturesca que le quita mucho peso en la trama.

Aquí yo creo que entramos al punto más importante a analizar, este viene siendo: ¿Funciona una película hecha totalmente en un estudio donde no existe interacción alguna con lo que nosotros estamos viendo en pantalla?, pues yo creo que sí. Estamos frente a un film que visualmente es maravilloso, quizás existe cierta incomodidad respecto a lo que estamos viendo durante los primeros minutos y es comprensible, estamos frente a animales hecho totalmente en computador y no es difícil darse cuenta, pero reitero que en general el trabajo fue bastante bueno, a tal nivel en que llega un momento en que se vuelve casi imperceptible el hecho de que nada de lo que estamos viendo es real.

Quizás no hay muchos factores más que analizar pero si queda algo claro, a pesar de cometer leves errores, la película funciona muy bien desde cualquier ángulo, con esto me refiero a que la cinta consigue ser muchas cosas y llegar a distintos públicos, cuando quiere puede ser infantil pero al mismo tiempo lleva las cosas a un nivel que si logra llamar la atención de los adultos, a quienes también se les invita a mirar con una visión mucho más madura el peso de las cosas que están ocurriendo.

Conclusión: “El Llamado Salvaje” se encuentra lejana a ser lo mejor que hemos visto en el género, pero sí nos demuestra que quiere hacer bien las cosas, presentándose así como un muy buen intento por salirse de los esquemas con una historia tierna, dinámica, profunda y con corazón, acompañada además de un prolijo trabajo visual.
7.5/10

Por Benja Garcia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.